4 métodos para aprender un idioma

Volando voy, volando vengo

“Bueno y tú, ¿cuánto tiempo has vivido en un país de habla inglesa?” Esta pregunta, que en principio parece totalmente inofensiva, fue motivo de estrés y preocupación para mí cuando entré en la carrera de Traducción e Interpretación.

Yo, que tenía la sensación de haber viajado y haber aprovechado mis años previos a la Universidad, me di cuenta de que había gente que parecía haber vivido muchas más experiencias de las que yo había tenido con mis 18 años.

Y ahí estaba yo, con mi quizá B2 de inglés acreditado por nadie y sin haber puesto un pie en Reino Unido ni en ningún país en el que se hablase el idioma de mis estudios: el inglés.

Y con esto no pretendo ni criticar a aquellos que cursen estudios previos a la Universidad en el extranjero ni desanimar a los que no lo hayan hecho. Cada uno cuenta con ciertos medios e información que pueden hacer que tomes una dirección u otra. Aunque mis comienzos con el inglés en la carrera fueron algo complicados por no haberme ido fuera, tengo que reconocer que con esfuerzo y dedicación no tuve problemas en coger el ritmo.

Son varias las formas en que se puede aprender un idioma. Si bien es cierto que, en mi opinión, la más efectiva es pasar un tiempo fuera, siempre hay planes alternativos. Por supuesto todas ellas requieren constancia y dedicación, pero estoy segura de que si lo hacéis, notaréis como mejora vuestro nivel de idioma.

  • LECTURA

Lo primero que hice yo al entrar en la Universidad para ponerme al día fue acudir a una librería. De allí salí con bastante material como para llenar una maleta (y de hecho llegué a llenarla más adelante para presentarme a los exámenes de la carrera). Me compré libros de diferentes tipos: de gramática con ejercicios, para hacer “listenings”, diccionarios monolingües, bilingües y de “collocations” e “idioms” en inglés… También me pareció muy interesante comprar libros que me gustasen y que estuviesen escritos en otros idiomas. Al principio es lento, sí, pasas más tiempo buscando las palabras en el diccionario que leyendo el libro. Sin embargo, os aseguro que con el tercer libro ya noté bastante mejora en mi léxico y comprensión.

  • PELÍCULAS/SERIES/DOCUMENTALES

¿Quién no ha oído hablar de Netflix, de HBO o de la opción de ver los programas en V.O.? ¡Aprovechémoslo! Recuerdo que cuando yo quería ver series en versión original con subtítulos tenía que descargarme un archivo de subtítulos para añadirlos al vídeo (proceso bastante aburrido y lento, por cierto). Son muchas las series y películas que podemos ver en versión original. Os recomendaría que escojáis una serie o película de una temática acorde con vuestro nivel de idioma. Es decir, si tenéis algo así como un B1, no os recomendaría series como House of Cards o The Big Bang Theory. También querría puntualizar el idioma de los subtítulos: ¡no los pongáis en español! Claro que es mucho más cómodo. Claro que algo de oído acabarías haciendo. Pero no nos engañemos, estaríais más tiempo leyendo que intentando hacer oído. Es mucho mejor ver con qué se corresponde lo que estamos oyendo.

  • TÁNDEM LINGÜÍSTICO

Seguro que habéis visto carteles con banderitas en la nueva cafetería moderna que ha abierto recientemente en vuestra ciudad. Si lo veis os daréis cuenta de que en ese sitio se organizan tándems. Un tándem es un intercambio lingüístico en el que puedes tomarte algo mientras practicas el idioma. Normalmente acuden personas de diferentes nacionalidades y se habla un ratito en un idioma y luego en el otro para que ambos practiquen. Esta es una buena forma de aprender y practicar y también de conocer gente nueva, que siempre es interesante.

  • VIAJAR

Este apartado depende, por supuesto, de las preferencias y situación de cada uno. A mí, en concreto, siempre me ha gustado mucho la cultura y el acento de Estados Unidos. Es por eso que, cuando tuve la oportunidad, no dudé en hacer la maleta y marcharme a vivir una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida. Tengo que reconocer que da miedo pero que, sin duda, mereció la pena. Son muchas las páginas web en las que podéis encontrar cursos de inglés fuera. Incluso agencias de contratación para trabajar un tiempo como camarero/a, cocinero/a, recepcionista, au pair… Claro que no será el trabajo de vuestra vida. Claro que el clima, la comida y la cultura serán diferentes. Pero si lo que quieres es enriquecerte de un idioma y una cultura, esta es una de las opciones con mejor resultado. Destacar en este punto que somos “muy españoles y muchos españoles”. Es decir, que vayas donde vayas seguro que encuentras un grupo de “españoles por el mundo” con el que relacionarte. Y sí, es genial poder hablar con alguien que está pasando por lo mismo que tú y que habla tu idioma pero… ¿para qué te fuiste en un principio? Por supuesto que es aconsejable y útil relacionarte con gente de tu añorada patria. Pero lo que realmente debes hacer es intentar relacionarte con gente local (o internacional pero que hable el idioma que quieres aprender) lo máximo posible.

Pues nada, manos a la obra y a practicar, aprender y disfrutar. ¡Hasta la próxima!

Sobre Ester Vargas 20 Artículos
Traductora-Intérprete Jurada EN>ES, ES>EN, CBLingua Cádiz. Amante de los viajes, los animales y la traducción.

Sé el primero en comentar

¡Déjanos tu comentario!