“Er Prinzipito” revoluciona las redes sociales y a los traductores

“Er Prinzipito” revoluciona las redes sociales y a los traductores.

Hace unas semanas, a raíz del Día Internacional del Libro, mencioné que El Principito se había convertido en la novela más traducida. Pues bien, hoy vuelve a cobrar protagonismo el libro de Antoine de Saint-Exupéry de nuevo por una cuestión relacionada con la traducción.

Este martes, el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) presentaba la versión andaluza de esta obra, con el título “Er Prinzipito”. La traducción ha sido obra del antropólogo Jesús Porras Blanco, antiguo concejal de Mijas (Málaga).

Si hasta hace unas semanas veíamos publicaciones con citas de este libro que invitaban a la reflexión, desde el pasado martes, el panorama ha dado un giro de 360 grados…convirtiéndose #ErPrinzipito en toda una revolución en las redes sociales y generando reacciones de todo tipo.

ANTES:

DESPUÉS:

Los usuarios de Twitter han expresado abiertamente sus sentimientos y pensamientos ante esta iniciativa.

Algunos indignados ante lo que consideran una “denigración de los andaluces”:
Otros han preferido hacer parodia de la noticia:
La gran mayoría se ha quedado cuanto menos sorprendidos…
Los filólogos se han “cabreado” y han propuesto una encuesta sobre el tema:

Algunos expertos lingüistas se han unido igualmente a este debate, sin tampoco llegar a un punto en común. Y, lo cierto es que no es tarea fácil.

Los límites entre “lengua” y “dialecto” son ambiguos y análogos, aunque lo que sí es cierto es que el dialecto andaluz no cuenta con bases gramaticales, por este motivo “Er Prinzipito” plasma rasgos fonéticos que, al presentarse en formato escrito, dificultan la lectura y desorientan al lector.

Los hay que lo consideran “rompedor”, porque “no se ha hecho nunca nada igual antes”. Otros versados en el tema interpretan que “hay buenas intenciones” detrás de este proyecto, para combatir el prejuicio lingüístico y el desprestigio del que suele ser objeto el dialecto andaluz. Claramente, existe una estigmatización en torno a esta variedad lingüística, considerada una forma graciosa o “mal hablada” del español.

Desde un punto de vista traductor, os invito a reflexionar acerca del impacto de esta traducción en nuestro entorno profesional. ¿Es correcto que una persona que no sea un profesional traductor aparezca en una obra como tal? ¿Consideráis que este hecho podría ser ejemplo de intrusismo? ¿Qué os parece que la editorial alemana, Tintenfass, que ha maquetado, diseñado y publicado la obra andaluza, ya haya traducido El Principito a otras lenguas minoritarias?

Sobre Gisella Policastro 17 Artículos
Traductora e intérprete jurídica y técnica de EN-IT-FR en CBLingua Cádiz y Sevilla (ocasionalmente). Lectora empedernida, amante del verbo "viajar", melómana y apasionada de mi trabajo.

Sé el primero en comentar

¡Déjanos tu comentario!