¡Feliz semana del Libro!

¡Feliz semana del Libro!

Como sabéis, el pasado 23 de abril se celebró el Día Internacional del Libro, fecha instituida por la UNESCO y que se festeja en más de 80 países del mundo.

En conmemoración a esta festividad, son varias las ciudades en las que se organizan actividades, talleres, espectáculos, ferias y firmas de libros como iniciativa para fomentar la lectura, ofrecer a los lectores la oportunidad de conocer en persona a sus autores favoritos y disfrutar durante varios días de la pasión por leer, entre las que me incluyo como fan número 1.

Semana del Libro

¿Sabéis cuál es el libro más traducido del mundo?

Semana del LibroLas obras de carácter religioso y político han sido siempre las que han ocupado los primeros puestos de este ranking. Esto es debido al amplio público y al alcance de su temática. Sin embargo, si nos centramos en las novelas, hasta hace poco Pinocho era el relato más traducido del italiano hasta más de 260 lenguas. Siendo seguido muy de cerca por El Quijote.

Sin embargo, quizás por la celebración de su 50 aniversario o por haber entrado en el dominio público y haber quedado libre de derechos, El Principito se ha erigido como la novela más traducida, llegando a estar disponible en un total de 300 idiomas. La obra de Antoine de Saint-Exupery ha desbancado con creces a los anteriores relatos y potenciado las ventas de esta novela, hasta llegar a superar los 180 millones de ejemplares.

Por encontrarse en el top 10 de mis libros preferidos, animo a todos aquellos que todavía no hayáis tenido a El Principito en vuestras manos, a aprovechar los descuentos que muchas librerías y tiendas online ofrecen estos días para comprarlo. Y, si sois traductores, ¿por qué no os atrevéis a leer sus versiones traducidas en vuestras lenguas de trabajo?

Agatha Christie y su obra intraducible.Semana del Libro

Imaginaos por un momento que un autor de la categoría de Agatha Christie solicita vuestros servicios de traducción y os encontráis con la imposibilidad de traducir parte de su obra. Esto fue lo que le ocurrió al traductor literario islandés, Ragnar Jönasson al traducir La muerte de Lord Edgware, de Agatha Christie.

A pesar de haber traducido varias novelas de la misma autora, este trabajo presentó problemas irresolubles para el traductor en la lengua de destino. En concreto, encontró dos términos sin equivalencia en islandés y que constituían una pérdida de significado total, por tratarse de una serie de pistas relacionadas con la investigación del caso desarrollado en el libro. Después de 10 años de trabajo y de darle muchísimas vueltas y giros en su cabeza, el traductor se rindió. Finalmente optó por resolver este inconveniente dejando las palabras en inglés.

Cómo se traduce un libro de moda

Los medios de comunicación también “se acuerdan” de los traductores durante estas fechas. Un artículo publicado por “El Español” reivindica la figura oculta del traductor literario. Una pieza clave para hacer llegar la obra de un escritor a otros idiomas, junto con su estilo, su cultura y el mensaje que éste desee transmitir con su relato. Y lo más importante, para romper las barreras de las lenguas y convertirlas en nexos de unión.

Y hasta aquí mi breve homenaje a los traductores literarios. Aquellos que nos permiten viajar a otros mundos sin la necesidad de movernos del sofá y nos ofrecen la oportunidad de soñar despiertos.

Semana del Libro

Sobre Gisella Policastro 17 Artículos
Traductora e intérprete jurídica y técnica de EN-IT-FR en CBLingua Cádiz y Sevilla (ocasionalmente). Lectora empedernida, amante del verbo "viajar", melómana y apasionada de mi trabajo.

Sé el primero en comentar

¡Déjanos tu comentario!