¿Y ahora qué hago?

Hoy vengo con una entrada que seguro que muchos futuros traductores están deseando leer. Llegas a tercero, a cuarto de Traducción e Interpretación y empiezas a preguntarte: «¿Y ahora qué?», «¿qué voy a hacer con mi vida?», «¿me hago traductor autónomo o me meto de traductor en plantilla?».

Cuando yo cursaba la carrera en la Pablo de Olavide, me hacía las mismas preguntas. Por suerte, mi carrera profesional me ha llevado a experimentar ambas situaciones durante un periodo de tiempo lo suficientemente extenso para saber las ventajas e inconvenientes de cada una. Por eso mismo, llevaba tiempo con ganas de hacer esta entrada: el famoso «traductor autónomo vs. traductor en plantilla», así que ¡allá vamos!

images

Ventajas

Traductor autónomo

  • Para mí, la principal ventaja que tuvo ser autónomo fue la absoluta libertad que tenía para organizar mi vida. Y es que, cuando entras en el mundo laboral, tareas como ir al banco o a alguna administración pública pueden ser una auténtica odisea. Como todos sabemos, la mayoría de estas instituciones solo tienen un horario de mañana y, como tengas el mismo horario laboral, se hace completamente imposible poder ir. Por ese motivo, el ser autónomo te ofrece esa libertad que necesitas para tu vida: si hoy me pongo dos horas más tarde, ya acabaré dos horas después.
  • Otra ventaja de ser traductor autónomo fue la libertad de decisión: decidía mis horarios, decidía mis tarifas, decidía qué proyectos aceptar y cuáles no, decidía plazos de entrega (o si aceptar o no los que te proponían). En definitiva, yo decidía todo.
  • Sí, sé que lo que más interesa saber es si se puede vivir bien siendo autónomo. Mi respuesta es clara: sí, se puede vivir muy bien. Al decidir tú las tarifas que aceptas o no, eres tú el que decide cuánto vas a ganar o no. Sé que muchos estaréis pensando: «Ya, claro, eso si tienes clientes». Efectivamente, para poder llegar a esa capacidad de decidir cuánto quieres ganar tienes que tener clientes, pero mi conclusión es clara: se puede vivir muy bien de la traducción siendo autónomo.

Traductor en plantilla

  • Para mí, la principal ventaja que te ofrece trabajar en plantilla es aprender de los demás. En el tiempo que llevo en CBLingua, he podido aprender muchísimo de los fantásticos compañeros que tengo, no solo profesionalmente, sino también en lo personal. Si me dijeran que tengo que quedarme con una sola cosa de trabajar en plantilla, elegiría eso: el compañerismo.
  • Por supuesto, otra de las ventajas de trabajar en plantilla es la estabilidad económica. No tienes que andar pensando si este mes te han entrado más o menos proyectos, si la tarifa que te han propuesto es demasiado baja o no… y yo, que he sido autónomo, agradezco esa estabilidad.
  • Traducir, traducir, traducir. Siendo autónomo, empleas mucho tiempo en la búsqueda de clientes. Sin embargo, en plantilla pasas tus días traduciendo, aprendes muchísimo, aprendes de tus compañeros. En definitiva, te enriqueces muchísimo más rápido que como traductor autónomo.

Desventajas

Traductor autónomo

  • Encontrar clientes y estabilidad. Sí, esta es una de las tareas más duras. Yo me hice autónomo porque me salió un proyecto que me iba a permitir vivir durante varios meses. Por suerte, durante esos meses, encontré otros clientes que me permitieron mantener una estabilidad económica durante un año y medio, hasta que entré en CBLingua. Sí, reconozco que no fue un camino fácil, pero no os desaniméis… ¡es posible!
chiste-autonomos-600x417
¿Y ahora que hago?
  • Incertidumbre y organización. Como autónomo debes ser una persona muy disciplinada. No puedes dejar pasar la búsqueda de clientes, no puedes decir que algo ya lo harás mañana. Tienes que ser constante. Y aun así, llegarán esos momentos de incertidumbre. Esas semanas en las que no te escribe ningún cliente y piensas que morirás de hambre en breve.
  • Tienes que llevar tus cuentas, presentar tus modelos de Hacienda, pagarte la Seguridad Social, o bien contratar una gestoría que te lo haga (que es lo que hice yo).

Traductor en plantilla

  • Una de las desventajas de ser traductor en plantilla es la falta de libertad de la que hablábamos antes. Tienes un horario laboral, no puedes organizar como tú querrías tus asuntos personales y, al final, traduzcas lo que traduzcas, tu sueldo es tu sueldo. Aunque, como ya hemos dicho, esa estabilidad económica se echa de menos cuando eres autónomo.
  • Tu poder de decisión es limitado: te tienes que adaptar a los plazos de entrega que te den, a los proyectos que te asignen, a la temática que te toque, etc.
  • Es bastante complicado encontrar un puesto de traductor plantilla en España. Casi más que encontrar clientes, diría yo.

Como todo en la vida, ambas opciones tienen sus ventajas y sus desventajas. Yo os animo a que no dejéis de intentarlo, que toméis riesgos y que luchéis por lo que queréis. Porque la vida trata de eso, de hacer lo imposible por lo que se quiere y no rendirse. Y por supuesto, si tenéis cualquier duda estaré encantado de ayudaros.

Sobre CBLingua Traductores e Intérpretes Jurados 12 Artículos
CBLingua - Traductores e Intérpretes Jurados, es un Grupo de Agencias de Traducción con más de diez años de experiencia y con agencias por todo el territorio nacional. Gracias a la calidad de sus servicios y sus precios competentes se ha establecido como empresa líder nacional en traducción.

2 Comments

¡Déjanos tu comentario!