No me gustan los lunes

LUNES, ese día que nos hace volver a la realidad y al trabajo después del receso del fin de semana. Aunque un día inevitablemente necesario para dejar atrás la diversión y retomar la rutina semanal. Por este motivo, vuelvo por aquí un martes.

¿Qué tal ha ido vuestro fin de semana? ¿Habéis puesto en práctica mi propuesta? Espero que sí y que hayáis empezado la semana con las pilas cargadas.

El tema del que quiero hablaros hoy está inspirado en el nuevo corto de animación Disney Pixar, titulado “Piper”. Si no habéis tenido ocasión de verlo, pinchad en la imagen siguiente y dedicarle unos minutos, antes de continuar leyendo:

294829_283619-png

¡OJO, SPOILER!

¿Quién no se ha visto en algún momento en la situación del pequeño Piper?

La superación de los miedos, sean de la índole que sean, es uno de los retos a los que el ser humano debe enfrentarse en diversos momentos de su vida. Conquistar y superar nuestros miedos personales nos ayuda a crecer, madurar y adquirir confianza en nosotros mismos.  En este artículo quiero compartir con vosotros uno de los mayores retos a los que he tenido que enfrentarme durante mi carrera profesional: LA INTERPRETACIÓN.

Durante mis inicios como estudiante de Traducción e Interpretación, la asignatura de interpretación me daba mucho respeto y me generaba una gran inseguridad. Cuando acabé la carrera, decidí especializarme en dos áreas que me interesaban mucho: la traducción jurídico-económica y las relaciones internacionales. Sin embargo, sentía que debía reforzar de alguna forma mis capacidades interpretativas. Así que, tomé la decisión de seguir formándome en este área, no solo por motivos profesionales sino también personales. Quería demostrarme a mí misma que, por muchos obstáculos que se interpusieran, por muchos miedos que tuviera, lo podía conseguir.

La vida nos tiene guardada siempre una sorpresa.

En mi caso, la sorpresa la recibí por parte de una amiga, que me envío una oferta para realizar un servicio de interpretación simultánea bilateral español-italiano, mis dos lenguas maternas. Mi primera reacción fue rechazarla, por simple cobardía, como le ocurre a Piper en el cortometraje. ¿Qué hace él ante esta situación? Lucha por superar aquello que le atemoriza a través del coraje y el esfuerzo. 

Eso mismo hice yo. Con paciencia, dedicación, sacrificio y empeño, es posible conseguir todo lo que nos propongamos. ¡Y yo soy testigo de ello!  No solo tuve un gran éxito en esa interpretación, sino que fui aceptando cada vez más propuestas, hasta perder el “miedo escénico”.  A raíz de mi decisión, mi esfuerzo, mi voluntad y mis ganas de crecer, empecé a trabajar como traductora e intérprete para CBLingua, hasta hoy. 

Otro elemento esencial del corto es la madre de Piper: si os fijáis, la madre siempre está ahí,  dejándole a Piper su espacio para cometer fallos, caer, y ayudándole a levantarlo. Mis padres también han sido  una pieza clave en este proceso de superación y me gustaría también agradecerles su apoyo, sus consejos y su cariño.

Y vosotros, ¿qué miedos habéis tenido que superar? ¿alguno relacionado con la traducción o la intepretación? Os invito a que compartáis vuestras experiencias y hagamos de este blog un punto de encuentro entre traductores.

¡Gracias a todos y feliz martes!

PD: Ahora que lo pienso, voy a tener que “superar” también el miedo a los lunes… 🙂

picsart_11-08-07-33-42

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sobre Gisella Policastro 17 Artículos
Traductora e intérprete jurídica y técnica de EN-IT-FR en CBLingua Cádiz y Sevilla (ocasionalmente). Lectora empedernida, amante del verbo "viajar", melómana y apasionada de mi trabajo.

1 Comentario

¡Déjanos tu comentario!